17 mayo, 2019 Un día de patios en la más hermosa Babel

Un día de patios en la más hermosa Babel

Córdoba es una ciudad en cuyas calles las lenguas se confunden durante las dos semanas de Fiesta de los Patios, calles llenas de turistas llegados también de distintos puntos del país.

Es la tónica diaria en la Fiesta de los Patios. En patios como el de Marroquíes, 6 las lenguas se confunden. Hay momentos en los que se entrecruzan voces con palabras pronunciadas en inglés, francés, chino, japonés, alemán, catalán… “This patio is beautiful” [Este patio es hermosos], comenta John Reeddespués de que el controlador del recinto, Miguel Lara, le haya invitado a pasar junto a su mujer, Margaret Stewart.

El matrimonio norteamericano ha empezado la mañana visitando Chaparro, 3, del que dicen en un español forzado que “también es maravilloso”. “Es difícil ver cosas así en otros puntos del planeta”, defiende ella mientras se cruza con Consuelo Cagigal, una cántabra que vive en Sevilla. “No es la primera vez que vengo a los Patios, ya vine hace diez años, recuerdo que era domingo y estaba totalmente masificada la visita”, comenta Consuelo, quien en esta ocasión ha elegido la modalidad de visita guiada.

“Recomiendo hacer la visita guiada, conviene, porque estoy visitando patios que no visité la vez anterior”, defiende. “En concreto, el patio de Marroquíes, 6 me parece maravilloso, porque aquí la gente sigue viviendo y se conserva la esencia del patio cordobés”. añade. Consuelo piensa ver alrededor de 20 patios en un día. Con ella realizan la visita guiada, “otras personas llegadas de distintos puntos de España”, como Concha Pulido, oriunda de Aguilar de la Frontera, que llega desde Barcelona, como Pere Martínez. “Es la primera vez que vengo a los Patios, no los conocía, y me encantan”, relata Concha. “Hay que darle la enhorabuena a Córdoba por mantener los Patios; pocas ciudades tienen el valor para mí que tiene Córdoba con la conservación que ha hecho de los Patios”, insiste Consuelo.

Ismael Frías guía a un grupo a las puertas de Tafures, 2.

Ismael Frías guía a un grupo a las puertas de Tafures, 2. LAURA MARTÍN

El guía de la visita de Consuelo, Concha y Pere es Ismael Frías, de Oway Tour. “En esta visita guiada vienen 13 personas en grupo, pero normalmente los Patios están teniendo unas 3.500 personas al día”, apunta. “Hoy vamos a ver todos los patios que podamos por las zonas de Santa Marina, San Agustín, San Lorenzo…”, detalla quien es también gestor del patrimonio histórico. El grupo, que ya ha pasado antes por Chaparro, 3, emprende la marcha hacia Tafures, 2, para posteriormente visitar Zarco, 15 y Zarco, 13.

Sonsoles Barbero y Jesús Remacha, en Zarco, 13.
Sonsoles Barbero y Jesús Remacha, en Zarco, 13.

Sonsoles Barbero y Jesús Remacha, en Zarco, 13. LAURA MARTÍN

En este último patio están Sonsoles Barbero y Jesús Remacha, quienes proceden de Madrid y visitan los Patios por primera vez. “Los vimos en la tele, nos llamaron la atención y nos apetecía venir a verlos”, explica ella. “Tenemos compañeros en Telefónica en el grupo de mayores con los que hemos hablado y que nos han dicho que merecía mucho la pena venir a los patios”, añade él. “Vamos a ver todos los patios que podamos, pero es que hay más colas de las que pensábamos”, detalla Jesús. “Hemos venido solos, lo hemos hecho en AVE y nos iremos hoy también en AVE. Es un viaje que va a merecer mucho la pena. Ya sabemos que para otro año hay que reservar al menos una noche de hotel, porque los Patios no se ven solo en un día, ni en dos”, defiende.

Sonsoles y Jesús llevan cinco patios vistos en una hora, todos ellos de la ruta de Santa Marina-San Agustín. “Es el recorrido que nos recomendaron los compañeros según salíamos de la estación. Nos dijeron que empezáramos por ahí y desde luego el señorío de Córdoba se nota”, comenta Jesús. “Por supuesto que se nota”, añade Sonsoles.

Aurora Izquierdo y José María Centelles, en Parras, 6
Aurora Izquierdo y José María Centelles, en Parras, 6

Aurora Izquierdo y José María Centelles, en Parras, 6 LAURA MARTÍN

Aurora Izquierdo nació en La Granjuela y vive en Barcelona. Se ha desplazado desde la ciudad catalana hasta la ciudad califal en coche junto a su marido, José María Centelles. Es la primera vez que visitan los Patios. “Teníamos muchas ganas de verlos y la verdad es que no te defraudan”, comenta mientras no pierden detalle del patio de Parras, 6, recinto que el pasado año obtuvo la mayor distinción del jurado –la mención de honor– dentro del concurso municipal.

“El pasado sábado estuvimos en la ruta de San Basilio y aunque tuvimos que estar esperando mucho tiempo en colas para entrar, hay gustos que merecen palos”, comenta José María. “Habíamos quedado con unos amigos que venían de Barcelona en las Tendillas y desde ahí nos desplazamos a San Basilio, donde hay patios maravillosos; hoy vamos a ver si vemos muchos más, todos los que podamos”, añade.

Lluch Coll, Catalina Coll y María Báñez posan en Duque de la Victoria, 3
Lluch Coll, Catalina Coll y María Báñez posan en Duque de la Victoria, 3

Lluch Coll, Catalina Coll y María Báñez posan en Duque de la Victoria, 3 LAURA MARTÍN

Lluch CollMaría Báñez y Catalina Coll han llegado a Córdoba desde Palma de Mallorca. En Duque de la Victoria, 3 aprovechan para contemplar la exposición fotográfica que Manuel Morales ha montado sobre los patios en una de las habitaciones aledañas al recinto. “Vamos a estar tres días en Córdoba visitando patios y también, como es lógico, la Mezquita”, comenta Lluch. “Conocimos la existencia de la Fiesta de los Patios a través de una publicidad que apareció en la prensa de Mallorca y decidimos venir”, apunta.

“Está siendo una experiencia única. Hemos visto ya patios maravillosos, como el de Aceite, 8 y el de Plaza de las Tazas, 11”, detalla. “Este de Duque de la Victoria, 3también es muy hermoso; es que cada patio tiene su singularidad, cada uno son diferentes, esa es la impresión que nos llevamos. Repetiríamos la experiencia y la recomendamos”, sentencia Lluch. “Son arquitectónicamente también muy distintos, tienen mucho colorido, mucho verde”, apunta María. “Hemos venido expresamente a Córdoba a ver los Patios. Llegamos a Sevilla en avión y desde allí cogimos el AVE y cuando acabemos en Córdoba lo haremos a la inversa”, puntualiza Lluch.

Fuensanta Fuerte y Leonor Muñoz , en Gutiérrez de los Ríos, 33
Fuensanta Fuerte y Leonor Muñoz , en Gutiérrez de los Ríos, 33

Fuensanta Fuerte y Leonor Muñoz , en Gutiérrez de los Ríos, 33 LAURA MARTÍN

Por la calle Gutiérrez de los Ríos, una pareja de alemanes, Jurgen Kahn y Erika Hoffman buscan en el mapa el patio del número 33 y preguntan por el mismo a quienes se van encontrado señalando en el plano de la Fiesta la ruta a la que pertenece el recinto, la de Regina-Realejo. Allí están las amigas cordobesas Leonor Muñoz y Fuensanta Fuerte. “Yo voy casi todos los días de patios con diferentes grupos de amigas. Esta es la tercera vez que vengo a este ”, sentencia Leonor. “Este de Gutiérrez de los Ríos, 33 es un patio que me encanta, es uno de mis favoritos porque es que tiene muchísima variedad de flores, tiene unos rincones de color preciosos; y después, en la calle Parra también hay unos patios muy bonitos, como también son muy bonitos los de la calle Zarco o el de la calle Isabel II, de donde venimos”, apunta.

Leonor defiende que Córdoba tiene “unos patios preciosos, no sólo en la zona deAlcázar Viejo, en San Basilio, que es la más visitada, sino también en el resto de la ciudad, patios que no le desmerecen nada a los de San Basilio”, insiste Leonor. “Yo a un turista le recomendaría que visitara los patios de Santa Marina, de Santiago…y le diría que los patios de San Basilio los evite a determinadas horas por las largas colas que allí se forman. Es curioso, yo estuve en San Basilio el domingo por la tarde y apenas había que esperar en colas, mientras que el domingo por la mañana era una romería de gente; pero a mí me gusta más esta parte de Santa Marina, de San Lorenzo…”, sostiene.

Jurgen y Erika toman buena nota de las palabras de Leonor y deciden dirigirse a la ruta del barrio de los toreros. Al igual que las amigas argentinas Natalia Franco y Cecilia Salvatore, que acaban de visitar patios como el de Guzmanas, 7 y Frailes, 6, en San Lorenzo, la pareja alemana emprende el camino hacia Marroquíes, 6. Allí la cola de gente esperando entrar llega hasta casi al final de la calle, una cola donde las lenguas se confunden, al igual que se confundirán dentro de ese minibarrio transformado en patio en el barrio de Santa Marina.

Fuente: https://www.eldiadecordoba.es – F. J. Cantador  17 Mayo, 2019