PATIOS QUE SE PRESENTAN A CONCURSO EN LA ANUALIDAD 2019

Patio, propiedad de una pareja joven, cuya casa se remonta muy probablemente al siglo XV y que toma su nombre de la misma calle en la que se sitúa “Calle de las Guzmanas” y en la que como indica Ramírez de Arellano en su libro “Paseos por Córdoba” le da nombre el apellido “Guzmán”, cuyos […]

Hiedra y flores decoran las paredes de este patio cercano a la mezquita que lleva años abriendo sus puertas y participando en el concurso anual de patios cordobeses. A me me parece uno de los patios más elegantes de la ciudad (al menos de los de las casas privadas que permiten el acceso a visitantes) y su fuente y objetos decorativos me parecen perfectamente integrados con la arquitectura de la casa.

Lo concebimos como una habitación y tiene una vista impresionante desde la calle, a través de la ventana, que dejamos abierta. Sus elementos decorativos tienen siglos; destacan aperos de labranza, unas basas que pertenecieron al busto del escultor Mateo Inurria o una muy antigua colección de platos de cerámica”.

Antigua casa de vecinos, original del siglo XVIII, aunque muy transformada a finales del siglo XX. En ella se siguen conservando las mismas viviendas que tenía, aunque destinadas a alojamiento turístico.

El patio está adornado por más de un centenar de variedades de plantas repartidas en más de 300 macetas. Entre los elementos que lo componen destacan, entre otros, una fuente de dos caños, su entorno de mármol blanco y las piezas artesanales que atesora. Este patio es un vergel, un oasis en el centro de […]

Cristina Bendala cuida un patio enorme que no solo fue casa de vecinos (nada menos que una decena de familias vivían en él), sino también huerto, aprovechando espacios que hace tiempo quedaban en el interior de muchos recintos de la Axerquía.

El patio de Benito y Carmen participa por sexto año consecutivo en el certamen y ya no es ningún novato. El edificio sigue una distribución de construcciones preexistentes y consta de dos patios a diferentes alturas, a priori un cierto problema al que se añade una alta medianería en el patio dela piscina. Sin embargo, el ingenio y gusto de Benito ha encontrado soluciones como el limonero junto a la pared (ya está impresionante), usar una serie de tejas falsas para acotar el alto muro y hasta algún guiño y elemento como el gato que ha pintado este año.

Manuel y Paula priman las especies clásicas de los patios y las plantas mediterráneas. Pero ello no significa que el patio, que pertenece a un edificio que data de principios del siglo XIX, esté anclado en el pasado.

Concursó por primera vez en el 2013 y, tras tres años de ausencia, regresa al certamen un patio que sorprendió por su autenticidad. Y no solo por su estructura y por los elementos arquitectónicos populares recuperados por la empresa municipal Vimcorsa ni por tratarse de un inmueble de 240 años de antigüedad, sino por su concepción, ya que alberga 9 apartamentos independientes. Lo que sería una casa de vecinos de las de antaño.

María Ángeles vivió muy de pequeñita en esta casa, en la que en su día llegaron a residir hasta siete familias, y, cuando llegó el momento de rehabilitarla o inmolarla bajo la piqueta, se hizo con el edificio al que cada año acerca un poco más a sus raíces.

Para muchos, directamente, es el patio con mayor esplendor botánico. Y es que, a pesar de que es solo la quinta vez que se presenta al concurso (para recibir tales elogios muchos patios deben esperar y atesorar décadas de experiencia), Balbuena ya tiene su recinto entre los 20 más premiados de los que compiten actualmente.

Es el mayor patio en concurso (las mediciones técnicas del Ayuntamiento dice que supera al de Marroquíes) y para cubrir todo este recinto de flores hacen falta muchas, muchas macetas. En torno a un millar de ejemplares se encuentra en este patio.

En Duartas 2 la vida sigue aunque el revés por la pérdida del siempre animoso Luis sigue (y seguirá siempre) estando presente. Su hermano, Ignacio, da cuenta del cariño con el que se ha preparado este año el recinto, que se enmarca en un enorme zaguán-cochera para encontrar tras un arco inglés un patio repleto de color, con elementos como una enorme…..

Este Patio, cercano al Palacio de Viana, aún siendo reconstruido ha conservado toda su esencia particular. Su propio estilo cervantino, similar a la Posada del Potro, nos muestra la estructura original que alberga una galería porticada con arcos asimétricos sujetos a columnas de ladrillo árabe.

Este Patio, cuya casa se remonta a 1579, participó hasta 1980 en el Festival de Patios Cordobeses en tres ocasiones (1951, 1969, y 1980), produciéndose un paréntesis en la participación de dicho Festival.

Ubicado en una casa de más de 400 años de antigüedad este patio formó, junto con la vivienda número seis de esta misma calle, parte de un convento pasando posteriormente a ser usadas ambas como cuartel. Se presenta por primera vez al concurso en el año 2005, siendo su propietaria Mª Milagros Aznar Rubio, gran amante y coleccionista de plantas curiosas y exóticas, destacan: una dizigoteca, una araucaria, un limpiatubos…

Este Patio, ubicado en el casco antiguo de la ciudad, fue construido en 1984. Los dueños de esta vivienda unifamiliar se dedican por completo, durante el año, al mantenimiento de las plantas y a su cuidado ornamental, en el que destaca una amplia gama de minuciosos detalles que merecen la pena ser contemplados. El patio, abre sus puertas a toda aquella persona interesada por el cuidado de las plantas y aficionada a esta tradición cordobesa.

En un pequeño solar, de forma cuadrangular, una crujía edificada en todo su perímetro conforma un pequeño patio como centro de toda la vivienda. 

Para acceder a este patio se suben unos escalones que se dejan ver entre los barrotes de la cancela de hierro forjada de la fachada de la casa. El patio es de planta cuadrada rodeado por columnas y capiteles de piedra artificial sobre los que se disponen ocho arcos de ladrillo visto.

Ubicado en el barrio de los Toreros, se encuentra este patio cordobés de gran valor y de eterna esencia comunitaria que, aún hoy, es habitado por varios vecinos y vecinas en su mayoría de tradición artística.

La casa de Chaparro, 3, se construye en 1988 y la componen seis viviendas. Desde sus inicios, los vecinos que en ella habitan han mantenido la tradición de las casas de vecinos de Córdoba. Aunque es una construcción de arquitectura moderna, el patio cuenta con una superficie de cien metros cuadrados y ha sido el lugar de encuentro de sus habitantes, espacio de convivencia y entorno donde compartir los buenos momentos. 

Este Patio, cuyo propietario es Rafael Barón Jiménez, pertenece a una casa erigida recientemente siguiendo el estilo de la arquitectura más tradicional.

Su actual propietaria, Ana Sánchez Martínez, se presenta en el año 2007 por primera vez al Concurso Popular de Patios Cordobeses. Antigua casa de vecinos ha sido reformada, en los últimos años, en algunos de sus elementos como por ejemplo el antiguo suelo de chino y cemento que ha dado paso a un suelo de loza.

Este Patio está situado perpendicular a la calle Mariano Amaya. Es un patio caracterizado por tener un largo pasillo, dominado por geranios y gitanillas, hasta desembocar al patio en sí, que Elisa Pérez Laguna y Teresa Rodríguez cuidan con esmero cada año. Lleva presentándose a concurso desde el año 1993 y desde entonces ha obtenido dos Accésit, uno en 1993 y otro en 1995.

Reconocimientos: Accésit en 1995, 1996 y 2007. Mención especial en 2010. Para acceder al patio de Mariano Amaya 4 se debe atravesar una puerta de hierro, cuyo origen se remonta posiblemente a 1864. Ésta se comunica con un modesto zaguán adornado con zócalos de azulejos en las paredes y una solería de diseño antiguo. El patio constituye el núcleo estructural de la vivienda.

Situado en la casa del santero de la iglesia del Juramento, construida en su factura actual entre 1796 y 1806, este patio concurría a concurso en 2015, por primera vez. Presenta forma de hexágono irregular y en él resalta el fuerte contraste del añil de sus macetas salpicando la cal de sus paredes.

La vivienda que lo alberga consta de dos niveles que se unen mediante una escalera con barandilla de hierro. Su estructura conforma un pequeño pasillo que sirve de recibidor en la planta inferior. Al atravesar este espacio se encuentra un moderno pórtico compuesto por esbeltas columnas de metal. Su suelo presenta una original decoración que contrasta con el pavimento de losas de barro del resto del patio.

Este patio, cuya propietaria actual es María Prieto Núñez, lleva presentándose a concurso desde el año 2007. Patio de arquitectura moderna, al que accedemos tras la bajada de tres escalones, tiene forma rectangular.

Se accede al patio pasando por un gran zaguán con paredes de ladrillo antiguo y piedra, donde nos encontramos con un brocal de pozo árabe y una columna romana con arcos de ladrillo antiguo. Posee además una fuente de piedra en una de sus esquinas, y un banco también de piedra.

Nos recibe una antiquísima y hermosa puerta de madera provista de fuerte cerradura y aldabón, restaurada por su actual propietario Gabriel Castillo Prieto, que presenta su Patio por primera vez a concurso en el año 2006.

Este Patio, cuya propietaria actual es Ana Muñoz Fimia, lleva presentándose a concurso desde 1975, siéndole concedido un Cuarto Premio y en multitud de ocasiones ha recibido Accésit, completándose ese palmarés con el Primer Premio en la categoría de Arquitectura Antigua obtenido en el año 2005.

Ubicado en lo que fue una casa de vecinos, donde llegaron a habitar cerca de treinta familias, pertenece en la actualidad a José Antonio Espinosa Ruiz que, junto a su mujer, cuida con esmero la gran variedad floral que alberga el mismo.

Conocida como la «Casa de las Campanas», su nombre proviene de haber albergado una fundición de campanas. Conserva muestras de la primera construcción mudéjar, por ejemplo en los arcos que rodean el patio de tipo angrelado, es decir, formado por multitud de pequeños arquitos de esta época.

Antigua casa vecinal de reminiscencias romanas y con esencia árabe, nos abre sus puertas la familia propietaria para impregnarnos del sabor de una tradicional filosofía de vida. En él un Zaguan, guardado por una cancela que alterna la forja con la madera, dando paso al propio patio donde una antigua zapatería era el centro artesanal del barrio.

Este Patio lleva presentándose al concurso más de una década en la categoría de Arquitectura Antigua. Es un Palacete Barroco fechado en 1782 como puede verse a la entrada. Su propietario, Manuel Cachinero Madueño, se encarga del regado y cuidado de las plantas.

Este Patio era compartido por varias familias hasta que su actual propietaria, Julia Sesma Gutierrez, lo adquirió hace más de 15 años, perteneciendo actualmente a una sola familia. Antes de acceder al patio, nos encontramos con una puerta de madera de estilo musulmán, con fuerte cerradura y aldabón y tras un corto pasillo, con zócalo de azulejos, observamos una puerta de forja dando paso al patio, que se estructura en una galería arqueada. 

Esta vivienda de más de 300 años de antigüedad fue originariamente una fábrica de velas y, más tarde, un hospital de frailes carmelitas. Desde el año 2005 su patio lleva participando al concurso casi ininterrumpidamente.

Patio central de la casa de forma trapezoidal a la que se accede por un zaguán. Realizada la pared en ladrillo visto prensado, se encuentra rodeado por una arcada perimetral formada por columnas blancas, componiendo un soportal en todos sus lados.

Tras detenernos en la majestuosa puerta de madera que da paso a un zaguán con zócalo de azulejos, accedemos al patio de esta vivienda unifamiliar, presidido por un Triunfo de San Rafael; bajo él brota el agua de un surtidor y va cayendo por gravedad, a distintos niveles, terminando en una acequia que la conduce a una hermosa fuente octogonal que ocupa la parte central del patio.

La casa, situada en la calle Maese Luis n º 22, perteneció al Mayorazgo de la Marquesa de Alcañices. La primera venta de esta casa data del año 1803, en el que mediante Real Cédula, concedida por el Rey Carlos IV, le fue autorizada dicha venta, en unión con otros bienes más situados en la ciudad de Córdoba

Tras un paréntesis de tres años sin participar, se vuelve a presentar a concurso en la presente edición de 2016. Con ello se puede volver a disfrutar de la belleza de este patio con pavimento de chino cordobés sobre el que observamos un antiguo brocal árabe con una curiosa seña de identidad.

Patio ubicado en una casa que cuenta con más de cien años de antigüedad y cuatro plantas, estando la última dedicada, hasta hace unos años, como palomar. Este patio vuelve en el 2010 a incorporarse al Concurso de Patios Cordobeses ya que no se había presentado desde el año 1972.

En este patio sobresale su pórtico, cuya estructura de arcos de ladrillo visto de medio punto y columnas rematadas por capiteles toscanos se repiten en la planta inferior en tres de sus lados.

Este inmueble tiene su origen en las antiguas casas de vecinos, estructura que actualmente mantiene. Se trata de dos viviendas de la misma titularidad unidas por una puerta con zaguán. La fachada mantiene su original estilo barroco, mientras que el resto del edificio está reformado.

Actualmente se encarga del mantenimiento de este patio del Alcázar Viejo Lola Jurado Carmona. Tras varios años presentándose a concurso ha sido premiado en numerosas ocasiones.

La casa data del S.XVI conservando, en gran medida, su aspecto original, como son las vigas de madera del techo. Atravesando el oscuro zaguán, lleno de cachivaches antiguos, entramos en el pequeño pórtico que se abre al patio, de reducidas dimensiones, encontrándose la pila lavadero a la izquierda y sus habitaciones a la derecha.

Patio típico encuadrado dentro de la modalidad de Arquitectura Antigua. Cerrado durante varios años por obras, reabre de nuevo sus puertas para el deleite de todo ciudadano/a que lo visite. Impresiona al visitante la extrema sencillez de su decoración que lo hace aún más esplendoroso

Casa reconstruida en 1993, sobre una antigua taberna de la calle San Basilio. La nueva casa conserva herrajes y restos arqueológicos existentes que están expuestos, decorando el patio actual. Es un patio cuidado por padre e hijo.

Situado en la parte central del Alcázar Viejo constituye, tras varios años presentándose a concurso, uno más de obligada visita dentro de este barrio situado en el sureste del Casco Histórico de Córdoba.

Esta antigua casa de vecinos pertenece desde el año 1974 a la Asociación de Amigos de los Patios Cordobeses y fue establecida como su sede. Este inmueble es un extraordinario ejemplo de conservación, ya que no ha perdido el estilo arquitectónico que inicialmente poseía.

PATIOS FUERA DE CONCURSO QUE ABREN SUS PUERTAS DEL 6 AL 19 DE MAYO

El edificio de la Casa Mudéjar agrupa cinco casas diferentes enlazadas por galerías, pasadizo y escalinatas, con cuatro patios y un torreón. La edificación original data del siglo XIV, aunque la mayor parte de las edificaciones actuales pertenecen a los siglos XV y XVI

Tiene todos los elementos del patio tradicional cordobés: el suelo de chinos, las tejas de los voladizos, la escalera, un lavadero con pila árabe y un viejo pozo con brocal de piedra. Sus paredes están adornadas, sobre todo, por geranios, gitanillas, begonias, bola del rey o jazmines.

La Posada del Potro es un singular edificio que se sitúa en la plaza con la que comparte nombre. Es el prototipo de una vivienda popular de los siglos XIV y XV que coloquialmente se denominaba “corral de vecinos”.

«Soy arqueólogan, no me importa trabajar con la tierra», bromeaba en el 2015 la siempre afable María Dolores Baena, directora del Museo arqueológico, en el primer año en el que este centro científico y divulgativo participaba fuera de competición en el certamen de patios.

Por quinto año consecutivo, la Delegación de Defensa abre su patio principal coincidiendo con el certamen municipal. Se trata de una iniciativa que se mantiene desde que la Fiesta de los Patios fue reconocida como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en el 2012, y dentro del amplio programa de la delegación de colaboración con colectivos y la sociedad civil en la que el Oratorio de San Felipe Neri (en el mismo edificio) es también un referente.

El Palacio de Orive participa por séptima vez fuera de competición en el Concurso Municipal de Patios, convertido ya en uno de los hitos imprescindibles del certamen.

Hasta participando en el certamen fuera de concurso, la presencia del Palacio de Viana supone un agravio comparativo. Y es que con sus 12 patios, sus 6 siglos de historia viva, el programa cultural de la Fundación Cajasur, 6.500 metros cuadrados de dependencias y su moderna concepción museística,no hay mejor ejemplo en el mundo para comprender el papel que el patio jugó históricamente en las casas nobles en el sur europeo.

Patio institucional. La vivienda de Trueque 4 se constituye desde el año 2015 como el Centro Cultural Inmaterial de los Patios de Córdoba, un espacio expositivo permanente en el que el Ayuntamiento pretende mostrar a través de ocho salas y un taller todo lo relacionado con la fiesta declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

El Archivo Histórico Provincial está ubicado en la antigua iglesia de Santo Domingo de Silos y tiene su entrada en una antigua casa barroca situada en el número 6 de la calle Pompeyos. Esta institución fue creada en el año 1946 y, desde entonces, alberga fondos documentales muy diversos entre los que destacan los protocolos notariales.

Junto con el patio de entrada y el de la fuente, este patio forma parte de la antigua casa de las bulas, conocida con este nombre porque en este vetusto caserón se vendían desde el siglo XVIII las bulas de la Santa Cruzada. El citado edificio es hoy la sede del Museo Taurino de la ciudad. 

El edificio del Museo de Bellas Artes de Córdoba está situado en la zona oriental de la Plaza del Potro, que debe su nombre al potrillo que remata la fuente del S.XVI situada en el centro, donde se levanta la fachada plateresca de lo que fue Hospital de la Caridad, fundado en la época de los Reyes Católicos y que, actualmente, forma parte del conjunto que alberga el Museo de Bellas Artes y al Museo de Julio Romero de Torres.