Santiago / San Pedro

Accesos a patios situados en las barriadas de Santiago / San Pedro de Córdoba, podrá obtener información mas detallada de los mismos así como fotografías pulsando sobre la imagen del patio.

  • Ubicado en lo que fue una casa de vecinos, donde llegaron a habitar cerca de treinta familias, pertenece en la actualidad a José Antonio Espinosa Ruiz que, junto a su mujer, cuida con esmero la gran variedad floral que alberga el mismo.

  • Antigua casa vecinal de reminiscencias romanas y con esencia árabe, nos abre sus puertas la familia propietaria para impregnarnos del sabor de una tradicional filosofía de vida. En él un Zaguan, guardado por una cancela que alterna la forja con la madera, dando paso al propio patio donde una antigua zapatería era el centro artesanal del barrio.

  • El acceso al patio se hace a través de la casa, algo inusual en la arquitectura tradicional cordobesa. El patio conserva las dos alturas que tenia en su origen, estas alturas se encuentran divididas por un frontal recubierto por los ladrillos originarios de la construcción.

  • El patio está adornado por más de un centenar de variedades de plantas repartidas en más de 300 macetas. Entre los elementos que lo componen destacan, entre otros, una fuente de dos caños, su entorno de mármol blanco y las piezas artesanales que atesora. Este patio es un vergel, un oasis en el centro de […]

  • Concursó por primera vez en el 2013 y, tras tres años de ausencia, regresa al certamen un patio que sorprendió por su autenticidad. Y no solo por su estructura y por los elementos arquitectónicos populares recuperados por la empresa municipal Vimcorsa ni por tratarse de un inmueble de 240 años de antigüedad, sino por su concepción, ya que alberga 9 apartamentos independientes. Lo que sería una casa de vecinos de las de antaño.

  • Manuel y Paula priman las especies clásicas de los patios y las plantas mediterráneas. Pero ello no significa que el patio, que pertenece a un edificio que data de principios del siglo XIX, esté anclado en el pasado.

  • El patio de Benito y Carmen participa por sexto año consecutivo en el certamen y ya no es ningún novato. El edificio sigue una distribución de construcciones preexistentes y consta de dos patios a diferentes alturas, a priori un cierto problema al que se añade una alta medianería en el patio dela piscina. Sin embargo, el ingenio y gusto de Benito ha encontrado soluciones como el limonero junto a la pared (ya está impresionante), usar una serie de tejas falsas para acotar el alto muro y hasta algún guiño y elemento como el gato que ha pintado este año.

  • Este Patio era compartido por varias familias hasta que su actual propietaria, Julia Sesma Gutierrez, lo adquirió hace más de 15 años, perteneciendo actualmente a una sola familia. Antes de acceder al patio, nos encontramos con una puerta de madera de estilo musulmán, con fuerte cerradura y aldabón y tras un corto pasillo, con zócalo de azulejos, observamos una puerta de forja dando paso al patio, que se estructura en una galería arqueada. 

  • Este Patio lleva presentándose al concurso más de una década en la categoría de Arquitectura Antigua. Es un Palacete Barroco fechado en 1782 como puede verse a la entrada. Su propietario, Manuel Cachinero Madueño, se encarga del regado y cuidado de las plantas.

  • Para muchos, directamente, es el patio con mayor esplendor botánico. Y es que, a pesar de que es solo la quinta vez que se presenta al concurso (para recibir tales elogios muchos patios deben esperar y atesorar décadas de experiencia), Balbuena ya tiene su recinto entre los 20 más premiados de los que compiten actualmente.

  • María Ángeles vivió muy de pequeñita en esta casa, en la que en su día llegaron a residir hasta siete familias, y, cuando llegó el momento de rehabilitarla o inmolarla bajo la piqueta, se hizo con el edificio al que cada año acerca un poco más a sus raíces.

  • Cristina Bendala cuida un patio enorme que no solo fue casa de vecinos (nada menos que una decena de familias vivían en él), sino también huerto, aprovechando espacios que hace tiempo quedaban en el interior de muchos recintos de la Axerquía.