17 mayo, 2013

Los detalles del cuidador son un gran recuerdo para el visitante.

Pollos de canarios, una tortuga ‘falsa’, un cartel, una foto… Son detalles de humor y vitalidad que a veces se convierten en el gran recuerdo que se lleva el visitante del patio.

Y es que con un poco de vista y el mismo buen humor que ponen los cuidadores, cada visitante podría  hacer una relación de sorpresas amables del 2013. Por ejemplo, las tortugas de pega colocadas por Ana Balbuena en Pedro Fernández 6, lo único falso en un patio con una impresionante variedad de plantas; o los galápagos (éstos sí son verdaderos) con dibujos en el caparazón en Martín de Roa 2. Más aún: Piú, el gato de María Fernández, en Don Rodrigo 7. «Parece una mopa, se pone en la silla presidiendo el patio y ni se mueve», dice María con tanta ironía como cariño hacia su mascota, quizá la más fotografiada este año en los patios.

Por supuesto, no solo hay sorpresas animadas. Por ejemplo, la reproducción del cartel municipal de los patios que los vecinos de Chaparro 3 han imitado con macetas auténticas, o la música de jazz elegante que se oye tanto en este último patio como en Maese Luis 22. Y en cuestión de plantas, por supuesto, las sorpresas son interminables. Solo un ejemplo: el rosal que da flores de tres tipos de colores de un mismo tronco en Zarco 15. «¡Qué éxito! ¡Le llama la atención a todo el mundo este año!», dice la cuidadora, Juana Romero. En fin… sorpresas que te da la vida del patio.